Enigmas de Almería Tag Archive

Misterios de Almería

La leyenda del perro del obispo Villalán

No me cansaré de repetir que Fray Diego Fernández de Villalán, uno de los obispos que ha tenido nuestra ciudad, es uno de los personajes más fascinantes de la historia de Almería. Suyo es el sol que es tomado como emblema de Almería, aunque la mayoría de gente se lo atribuya a Portocarrero, otro obispo. Y él fue el promotor para que la catedral actual se reconstruyese y hoy podamos admirarla. Fue durante esas obras cuando Villalán se convirtió en protagonista de la primera de las leyendas que quiero contarles. Estando él con los albañiles en una de las estancias de la catedral, de la nada apareció un perro que ladraba insistentemente como si tuviera miedo de algo. El can salió de la catedral como si el mismo diablo lo persiguiese y Villalán, junto con sus hombres, corrieron tras él para interesarse por lo que ocurría. Una vez fuera, el techo de la estancia donde habían estado segundos antes se derrumbó. Gracias al perro, que desapareció de la misma forma que apareció, Villalán se salvó de morir aplastado entre los escombros. Como muestra de agradecimiento, el obispo quiso inmortalizar al animal mandando construir una estatua que permanece fiel a los pies del sepulcro de Villalán, perfectamente visitable si van a la catedral. El motivo real seguramente fuese el amor del obispo por los animales, especialmente los perros, y que en su escudo haya representados cuatro de ellos.

… Su fiel perro sepultado

no lejos de él asimismo

fue en la Catedral, a un ángulo

del jardín claustral contiguo.

Pero el artista, que el túmulo

cinceló, romper no quiso

tal lealtad; y al pie del lecho

de mármol en que dormido

reposa el prelado egregio

de sus pompas revestido,

velando su pétreo sueño

también está el gozquecillo[1].

[1] Poesía del artículo “El Guardián del Obispo de Piedra”, de Florentino Castro Guisasola aparecido en el diario “La Independencia” del 7 de abril de 1932.

Read more

Misterios de Almería

La mansión encantada de Pescadería

Aseguran los expertos que para que una casa se considere como encantada, deben predominar uno o varios de estos factores: Por un lado su ubicación, analizando el origen del lugar y su situación geográfica. ¿Sobre qué está construida? ¿Qué hay debajo? ¿Es un lugar telúrico o de poder? ¿Hay mineralización el suelo o aguas subterráneas?; por otro, la teoría de la impregnación: ¿qué personas habitaron allí? ¿ocurrió algún suceso trágico? ¿Tiene historias luctuosas que hayan podido marcar al lugar?; y para finalizar, la situación psicológica (o parapsicológica) de la persona que allí ha vivido fenómenos extraños. Condicionantes externos, situación personal, estado anímico o facultades inusuales.

Yo no sabría decirles cuáles de ellos están presentes en una casa de la avenida Aguilar Martell (antigua calle de Pescadores,). Ni siquiera puedo afirmar fehacientemente que alguna de ellas se cumpla, pero sí que la siguiente historia está en boga por el barrio. Antecedentes no he encontrado. Tan solo que la epidemia de cólera acaecida en septiembre de 1885 fue especialmente dura en las casas cercanas al puerto. Según las crónicas de la época, la enfermedad arrasó con casi todos los miembros de varias familias, quedándose los demás en las propias viviendas que nunca fueron desinfectadas ni higienizadas. Una de ellas es la que nos atañe. La situación no mejoró durante las primeras décadas del siglo XX puesto que esa avenida era tachada por la prensa como «la calle más miserable y sucia de Almería»[1].

En los años 20 vivió allí un conocido enfermero del Hospital Provincial, Juan Fernández Requena, y con él se acentuó la leyenda negra. Según refleja el historiador Eduardo del Pino, un día apareció un gato negro dentro de la casa. Los inquilinos lo echaban a la calle pero por la noche lo volvían a encontrar en el interior. También se produjeron movimientos de objetos, achacados en principio a las travesuras del animal como cuando unas sábanas tendidas aparecieron en otra habitación con huellas de las patas del gato. El enfermero y su esposa no tuvieron más remedio que abandonar el lugar en busca de una vida menos tormentosa, y la vivienda que hoy se encuentra cerca del Parque quedó abandonada durante varios años. Los niños no se atrevían a entrar en ella, limitándose a recordar las historias de miedo que se contaban mientras la observaban desde la acera de enfrente. Los más valientes osaron tirar piedras a través de las ventanas, y dicen que estas eran devueltas inmediatamente con una fuerza descomunal.

Hoy no existe el lugar. Fue derribado para levantar lo que actualmente es el colegio Inés Relaño, del que también corren rumores (negados por quienes dan clase a diario allí) de puertas y ventanas que se abren solas o clases que aparecen desordenadas completamente cuando el día anterior quedaron totalmente preparadas para la jornada escolar. Seguramente sean los ecos de la leyenda que aún colea entre los vecinos, pero los más mayores no olvidan las sensaciones tan extrañas que les provocaba aquella antigua mansión de dos plantas que tanto misterio parecía esconder tras su fachada.

[1] “Diario de Almería” (20 de noviembre de 1927, página 1).

Read more

Sin categoría

Ruta por las casas encantadas de Almería capital

En todas las ciudades hay casas que, principalmente por su aspecto (deterioradas, abandonadas, deshabitadas…), son punto de partida a leyendas y rumores relacionados con fantasmas, apariciones espíritus. Muchas veces estas historias son fruto de la invención y de la desinformación, en parte debido a la transformación de unos hechos concretos a medida que se van contando de unos a otros; pero también es cierto que algunos de esos lugares encierran tras sus paredes terribles secretos. Quiero darles una vuelta por algunos de estos edificios que se esconden en la capital, disimulados a veces por el ritmo frenético de la vida que llevamos.

No se me ocurre mejor lugar para empezar este singular recorrido, que la calle “Los Duendes”. Allí, haciendo esquina con la calle Hospital, encontramos un caserón de los que, por desgracia, cada vez van quedando menos en Almería. No sabemos si es por su situación (muy cerca de la Catedral) o por la soledad que se respira en esas callejuelas cuando cae la noche, pero es cierto que el edificio parece transmitirnos una sensación extraña. Entre el vecindario, y también por Internet[1], corren rumores referentes a que todo aquel que alquila la mansión, termina abandonándola debido a los fenómenos paranormales que ocurren dentro de ella. Desde movimiento de objetos hasta los habituales “raps”, pasando por puertas y cajones que se abren y cierran a su antojo, como si tuviesen vida propia. Tal fue la magnitud de estos sucesos, que hay quien afirma que la propia Iglesia envió a un exorcista para hacer un ritual de purificación en la vivienda. La verdad es que en los archivos eclesiásticos que he podido consultar no hay ni rastro de ello, lo que nos invita a pensar que los hechos han sido inventados o manipulados, aunque el paso del tiempo haya contribuido a su difusión. Como no quería quedarme con la duda, recurrí a Eduardo del Pino, la persona que más sabe sobre las calles de Almería, quien acabó por confirmar mis sospechas. La casa tiene poco o nada de encantada. «La vivienda estuvo habitada por familias de la burguesía local como Talaveras, Rodas y Spencer. La gente la llama “la casa de los Duendes”, y muchos piensan que es porque allí sucedieron cosas extrañas, pero no es así. Es porque la parte lateral daba a la calle de ese nombre. No hay nada de misterio en ella».

Al propio Eduardo del Pino le debemos también la siguiente historia. Él fue el primero en hablar de uno de tantos caserones olvidados que habitan el centro de Almería. Aún hoy, si nos situamos frente a él en la plaza Marín, podemos intuir el esplendor que atesoró tiempo atrás a pesar de que con su reciente restauración ha perdido parte de su magia. Como dice el historiador almeriense, no hay indicios que nos revelen por qué se bautizó a esta mansión construida en 1850 con el inquietante sobrenombre de “la casa de los fantasmas”. Siempre ha pertenecido a una familia que les sonará si leyeron mi anterior obra, La Almería Extraña, concretamente el capítulo dedicado a la casa de las dos torres de Benahadux. Les hablo de los Godoy y de los Ametis. En la posguerra sus propietarios fueron Alberto Ametis García y Dolores Godoy Massa, que vivían allí con sus hijos María Dolores, Alberto y Mari Carmen.

La explicación a esta singular denominación seguramente la encontremos en las múltiples leyendas e historias de duendes y espíritus que envuelven esa parte de Almería. La cercanía a la Plaza Vieja y al Cerro de San Cristóbal induce a ello. A finales del s. XIX, esas calles eran testigo de amores prohibidos y de encuentros sexuales clandestinos (no hay que olvidar que había una importante zona de prostitución cerca de ahí), por lo que ni mucho menos hay que descartar que este tipo de rumores fueran propagados con la intención de alejar a los curiosos y así permitir que los conocidos escarceos sentimentales quedasen para siempre en el anonimato.

Hacemos ahora una breve parada en la plaza Julio Alfredo Egea para detenernos frente al Instituto de Estudios Almerienses. Este edificio historicista del s. XIX, hoy rehabilitado, está ubicado sobre un solar en el que la arqueóloga Rosa Morales Sánchez documentó fragmentos de utensilios cerámicos de época romana, una red de suministro de agua y baños públicos del S. XIII así como restos de construcciones privadas de los s. XIV y XV, y objetos pertenecientes a la familia de Diego Alarcón Moya, últimos propietarios (actualmente se conserva la fachada). Del IEA también se cuentan historietas relacionadas con la aparición de un extraño personaje vestido de negro que tuvo en vilo a algunas limpiadoras durante un tiempo. Cierto es que los actuales trabajadores han escuchado ese rumor, incluso hay quien no se atreve a quedarse solo en el edificio, pero todo parece formar parte de la rumorología. Aunque a José Simón, empleado de allí, le ocurrió algo inusual: «Un día, estando allí solo, escuché claramente la voz de alguien que me hablaba. No recuerdo lo que dijo, pero no me lo imaginé. Recorrí todas las habitaciones, subí a la planta de arriba… pero no vi a nadie. Fue muy raro. Y creo que las limpiadoras han tenido experiencias parecidas».

Cerca de La Alcazaba, en el cruce de las calles Reina y Almanzor, existe un llamativo caserón sobre el que se ciernen algunas leyendas. La negativa del dueño actual a querer hablar impide que podamos arrojar luz sobre los hechos, aunque todo apunta a que de nuevo nos encontramos ante rumores sin fundamento. La verdad es que esa zona tiene magia. El ambiente de la Almedina, con la calle estrecha y la tetería de al lado parecen transportarte a otra época. Los primeros datos sobre la vivienda me llegan a través de Antonio Herrera, conocedor de la capital como si fuera la palma de su mano. «La casa se ve que era de un arquitecto de Alhama de Murcia que decían que estaba loco. Cuando decidieron venderla y los encargados de hacerlo entraron, encontraron una serie de pinturas con símbolos relacionados con la brujería y el satanismo. Pero no fue eso lo que más les llamó la atención. Había un buitre disecado que desprendía una energía negativa». El relato continúa con la presencia de una médium, que les confirmaría que las vibraciones del lugar no eran buenas, y les daría una serie de instrucciones para “purificar” el lugar. Estas tenían que ver con un ritual en el que se utilizaba un cactus y una botella de agua bendecida. Todo muy raro, ¿verdad? Como la historia me parecía increíble, me puse en contacto con Emilio Capilla, dueño de un estudio de arquitectura situado en uno de los lofts del caserón. Él me confirmó que había escuchado los rumores y que incluso algunos vecinos habían experimentado situaciones que se alejaban de lo normal. «A nosotros nunca nos ha pasado nada. Bueno… de vez en cuando salta la alarma. Como si detectase una presencia aquí cuando no hay nadie en el estudio. Una vez llegó a venir la policía». Emilio me instó a que contactase con José Cárdenas, encargado de las obras de rehabilitación, porque recordaba que algo les había pasado a los obreros. Y eso fue lo que hice: «No sé quién te ha comentado eso, pero a nosotros no nos ocurrió nada raro. Es verdad que algunos obreros hablaban de la historia de una persona que se suicidó ahorcándose, pero no sé si lo contaban para meter un poco de miedo o porque era cierta». De nuevo, y a riesgo de abusar de su confianza, volví a recurrir al maestro Eduardo del Pino para ver si sabía algo. «Precisamente he vivido al lado durante varios años y he escuchado los rumores, pero creo que lo único paranormal es que las obras de rehabilitación se demoraron en exceso. Por cierto, allí vivió el ilustre médico almeriense Miguel Tolosa».

El Paseo de Almería, con algunos de los edificios más bonitos y esplendorosos de la ciudad, tampoco escapa de las historias que tienen que ver con fantasmas. Además, sus dos vértices siempre han estado relacionados con lo extraño. Me refiero a la casa de Doña Paquita y al edificio de las Mariposas.[2] Y es curioso que algunos de los números que tenemos marcados en rojo en esta ruta del misterio tengan que ver con bancos. Por ejemplo, la antigua sede de Cajamar (esquina con Navarro Rodrigo) o el edificio central de Unicaja. En ambos lugares, tanto vigilantes de seguridad como parte del personal de limpieza aseguran que allí ocurren fenómenos extraños.

Desplacémonos ahora hasta la calle Hermanos Pinzón, epicentro de una tragedia ocurrida el 15 de septiembre de 1970 cuando se derrumbó el edificio Azorín. No quiero ni imaginar la situación tan dramática que se pudo vivir ese día. Quince personas murieron aplastadas por los escombros y otras seis resultaron heridas. La prensa de todo el país se hizo eco de las espeluznantes imágenes del rescate de los cadáveres. Sobre las 14 horas, un fuerte estruendo sobrecogió a los vecinos del barrio. El edificio de diez plantas que se estaba construyendo se desplomó. Fueron los propios viandantes que pasaban por allí quienes intentaron rescatar a los más de treinta albañiles y carpinteros que trabajaban en ese gigante que iba a albergar 72 viviendas. Durante más de 48 horas la ciudad estuvo en vilo. Todos querían cooperar, incluso diversos militares del campamento Álvarez de Sotoyamor (Viator) se desplazaron allí. Sevillana llegó a montar unos focos de gran potencia y una galería para poder acceder a los sótanos del edificio. Miles de personas se concentraban en las inmediaciones, corroborando una vez más el carácter solidario de la capital. El entierro, como no podía ser de otro modo, fue multitudinario (más de quince mil personas), y se decretaron varios días de luto. La Justicia condenó al director de la fábrica de cementos que había proporcionado el material, al comprobar que estaba adulterado; y al arquitecto Fernando Cassinello, por imprudencia temeraria al ser el director de las obras. No se puede frivolizar con estos temas, y menos con una tragedia de por medio, pero no sería justo obviar en este capítulos los testimonios que apuntan a que en determinados pisos de ese edificio se ha manifestado lo imposible. Vecinos que han abandonado sus domicilios repentinamente y sin mediar palabra con sus caseros; ruidos y golpes provenientes de pisos que aparentemente debían estar vacíos, demasiados fallos en el sistema eléctrico, y personas que aseguran haber visto en una de las escaleras a varios personajes vestidos de negro durante algunas madrugadas.

La última estación de este viaje nos lleva hasta la carrera del Mamí. Siempre se ha dicho que en el cortijo Marín de Burgos se han sucedido distintos episodios relacionados con lo inexplicable. Quizá el más importante sea el de una mujer que trabajó allí como sirvienta durante muchos años

 

[1] En la versión que corre por la red existen bastantes errores históricos, algunos muy graves, con lo que no merece la pena hace referencia a ella en este libro.
[2] En uno de los bajos del edificio, durante 76 años estuvo la zapatería “Calzados El Misterio”, cuyo nombre se relacionaba con fenómenos extraños. Nada que ver con eso. Al parecer, Jacinto Asensio Muñoz, su fundador, bautizó al local de esa forma en honor a la fiesta teatral representada cada año en la Basílica de Santa María de Elche. Durante su estancia en la localidad alicantina, Jacinto quedaría encandilado con el espectáculo y quiso brindarle su particular homenaje.

Read more

Misterios de Almería

Los primeros casos de fantasmas en Almería

Creo que no me equivoco si les digo que la primera vez que se habló abiertamente de un “fantasma” en Almería fue en 1895, concretamente en el mes de septiembre. Fue muy sorprendente para mí encontrar esa palabra como titular en una página del diario La Crónica Meridional. Y la escribían en cursiva, conscientes de su importancia, sabedores de que quizá estaban traspasando los límites de lo periodístico. «Hemos oído decir que desde hace días pasea por la noche las calles laterales a la de las Cruces un fantasma que trae atemorizados a algunos de aquellos vecinos». Valientes escribanos que se despojaban de sus tapujos para hablar abiertamente de algo que hoy, en pleno siglo XXI, parece que todavía sigue costando publicar. Además, acompañaban la noticia con una de las típicas coplillas de la época[1]:

 

Tan quiméricos temores

                                    en la calle de las Cruces,

                                    extrañar hacen, lectores,

                                    en… el siglo de las luces.

 

Esto me hizo recordar a otra leía al Padre Tapia en su libro Almería, piedra a piedra, en concreto para referirse a supuestas apariciones en el barrio de Los Molinos:

 

No pases por la Mezquita,

                                    ni atravieses por el Diezmo,

                                    mira que de noche salen

                                    las brujas y los engendros.

 

El 29 de noviembre de 1912 de nuevo ese fascinante titular en la prensa de Almería. En esta ocasión fue El Popular quien hablaba de «El fantasma». El Campo de Regocijos era el lugar donde varias personas habían detallado encuentros con un ser completamente cubierto por una túnica blanca. Un señor aseguraba habérselo encontrado el día 12 en una esquina de la calle de las Cruces (¿tendría algo que ver con el caso anteriormente relatado?), siendo perseguido por el espectro hasta que consiguió despistarlo en un soportal. Otro hombre afirmaba que el fantasma llevaba un revólver encima, lo que nos hace situarlo más en el mundo de los vivos que en el de los muertos ya que, de lo contrario, sería el primer caso conocido a nivel mundial en el que un espíritu porta un arma de fuego. Lo más curioso de todo es que el redactor de El Popular, a raíz del último testimonio, ponía nombre al fantasma: Manuel. Amigo de otro joven del mismo nombre y González de apellido. Este último rondaba a una chica que se había instalado en la calle de la Encantada, frente a la huerta de las pencas, mudándose desde Lorca con su familia unos meses antes. El otro Manuel, celoso del amor furtivo de su amigo con la joven, se escondía en una esquina, echándose sobre su cabeza una capa forrada de blanco y ayudándose con un bastón para proveerla de la altura suficiente para que pareciese, desde lejos, un alma en pena. Así espantaría a Manuel González y tendría vía libre para conquistar el corazón de la lorquina.

Sinceramente, desconozco el desenlace de esta historia, pero sirve de ejemplo para proponer lo que he intentado mostrar en mis investigaciones: No es oro todo lo que reluce, y la mayoría de estos fenómenos seguramente tengan una explicación racional. Quizá no hoy, quizá tengan que pasar varios siglos, pero no pierdan el horizonte con estos temas. De este en concreto extraigan lo más importante. Que ya en el siglo XIX la prensa almeriense se aventuraba a tratar algunos temas que hoy siguen escandalizando a más de uno. Es para hacérnoslo mirar.

 

[1] “La Crónica Meridional” (14/09/1885)

Read more

Eventos, Libros

I Jornadas sobre anomalías y misterios de Almería (marzo de 2018)

Durante el pasado mes de marzo, desde Editorial Círculo Rojo, a la par que Tempus Fugit, pudimos organizar un congreso del misterio en Almería con un cartel de lujo donde destacaba el último Premio Planeta, Javier Sierra. El Teatro Apolo se llenó para acompañarnos durante dos días en los que la recaudación fue para la Fundación Josep Carreras contra la Leucemia. Quiero compartir con vosotros mi ponencia, grabada y editada por “Divulgadores del Misterio”. Además, aprovechamos este marco para presentar la colección de libros “El Círculo del Misterio”, dirigida brillantemente por el escritor Óscar Fábrega.

Read more

Misterios de Almería

La rocambolesca historia del Principado de Sealand – Leyendas de Almería

Una serie de sucesos que mezclan a Adolf Hitler, un país inventado, hackers informáticos y, por supuesto, un almeriense. Es la historia del Principado de Sealand, un “país” de poco más de 500 metros cuadrados que se sitúa en una plataforma metalúrgica que recuerda a Blade Runner o a la serie española La fuga.

Todo comienza en los albores de la II Guerra Mundial, con un incipiente interés del Tercer Reich en el puerto de Londres. Para evitar un ataque, el arquitecto Guy Anson Maunsell propone construir plataformas marinas a lo largo del litoral costero inglés para que actuasen como fortalezas defensivas. Eran monstruos metálicos formados por una base de dos columnas de acero y hormigón, una estructura de siete pisos habitables por hasta 100 personas, y una cubierta de medio kilómetro cuadrado. La verdad es que la idea del arquitecto fue buena en principio, ya que desde estas plataformas se derribaron hasta veintidós aviones, se detuvo un ataque submarino e hicieron estallar veinticinco bombas aéreas. Pero al terminar la guerra aquellas estructuras fueron desalojadas y abandonadas… y una serie de personajes las usaron con diversos fines, en plan okupa, sobre todo para fundar radios clandestinas. Es así como el 2 de septiembre de 1967, un tal Roy Bates se instala en una de ellas, la conocida como Roughs Tower (a 10 kilómetros de la costa de Suffolk y 13 de la costa de Essex), autodeclarándola como un Estado soberano. Con un bote de pintura, escribió SEALAND en letras gigantescas. Roy era el Príncipe de aquella plataforma, y su mujer la Princesa. Creó una bandera con su escudo en el que se leía el lema: E mare libertas (desde el mar, libres). Lógicamente, con esta proclamación empiezan los problemas. Primero por el incidente que protagonizó Michael, el hijo de los Bates, que fue juzgado por disparar a un buque de la armada inglesa que se acercaba a Sealand para reparar una boya. Y después, por el escándalo de los pasaportes. Esto comienza cuando detienen en Miami a un tal Reisnik (dueño del barco donde asesinaron al diseñador Gianni Versace, también ciudadano del Principado) y éste reclama inmunidad diplomática sacando un pasaporte de Sealand. No era lo único que se emitía “oficialmente” allí. También tenían sus propios sellos y monedas, y hasta un equipo nacional de fútbol. Michael Bates manda una carta a Christian Olsen, entrenador del Vestbjerg Vintage Idraetsforening (club de la segunda división de Dinamarca), para pedirle que su equipo fuese la selección nacional de Sealand. Para ello nacionalizó a su entrenador y a los jugadores, debutando en un partido amistoso en 2003 contra un combinado de la República Checa, y uno oficial contra las Islas de Aland que, por cierto, acabó 2-2. Otra historia rocambolesca acaecida allí tiene lugar cuando Roy Bates autoriza a su hijo Michael para que ponga a la venta la plataforma, y la página de descargas digitales The Pirate Bay está a punto de comprarla para hacer del país un paraíso de intercambio de archivos. Finalmente las negociaciones no llegaron a buen puerto.

Sealand, incluso, tuvo su propia Guerra Civil. En 1978, aprovechando un viaje de Bates, su primer ministro Alexander G. Achenbach tomó por la fuerza la torre tras secuestrar a Michael Bates con ayuda de unos ciudadanos alemanes y holandeses. El Príncipe asaltó la fortaleza con un helicóptero y rescató a su hijo, manteniendo cautivos a los rebeldes a menos que los gobiernos de sus naciones de origen pagasen 7500 marcos alemanes. Este país tuvo que mandar a un diplomático para limar asperezas y lograr la liberación de los rehenes.

La relación con Almería viene de la mano de Francisco Trujillo, un ex guardia civil almeriense que fue detenido el 12 de abril del año 200 por tener una red de venta de pasaportes diplomáticos de Sealand. Desde la sede de su “embajada” en Madrid, instalada en las oficinas de un bingo en la calle Serrano, nuestro paisano figuraba como regente del país. Las alertas saltaron cuando un hombre intentó irse de una gasolinera sin pagar y, al ser detenido, mostró un pasaporte expedido bajo los nombres de “Principality of Sealand” y “Sovereign Military Orden of St. John of Jerusalem”. Exigía inmunidad política. La policía tiró de la manta a raíz de esto y acabó deteniendo a una treintena de españoles, capitaneados por Trujillo, que además de pasaportes (costaban entre 9 y 55 mil euros) vendían pisos, títulos universitarios, carnets de socio de un selecto club (cuota mensual de seis mil euros) y plazas de garaje en un supuesto parking situado en la plataforma militar. Surrealista es poco adjetivo para calificar todo esto. Por cierto, el almeriense ostentaba el título de “Excelentísimo Regente del Principado de Sealand” y en su proyecto de gobierno pensaba construir un complejo deportivo, varios centros médicos, una catedral y ocho helipuertos, así como lujosos bloques de pisos para gente VIP. Ocupó su lugar en el trono de Sealand apoyándose en el “derecho del mar”. Fue detenido, y con él en prisión las cosas se han calmado, aunque también ha ayudado el fallecimiento del Príncipe Roy en octubre de 2012 a los 91 años de edad. Hoy, el país sigue en venta, así que si alguien se anima a invertir, les dejo la dirección donde deben acudir: Sealand 1001, Sealand Post Bag, IP11 9SZ, UK.

Read more

Misterios de Almería

Las ánimas benditas de Adra – Leyendas de Almería

En la Rambla de las Cruces de Adra hay un rincón especial. Sea la hora que sea, esté lloviendo o haga viento, seguramente encuentres una fila de personas esperando junto a un pequeño santuario. Quieren rendir culto a las ánimas benditas mediante oraciones y ofrendas. Estas últimas van desde las típicas flores o garrafas de aceite para mantener viva la llama “de las mariposas”, hasta velos de novia, botellas de champán o incluso cruces de ataúdes.

Las personas piden cosas y las ánimas las conceden. A cambio, se debe cumplir lo prometido. Como si fuera un sobrenatural acuerdo entre un vivo que tiene un problema y un alma difunta que está en el purgatorio y necesita llegar al Cielo por medio de la luz que le puedan proporcionar.

Tradición
Este culto proviene de la Edad Moderna, tras la Reconquista cristiana, y se acentúa a partir de los dictámenes de Felipe I y Felipe II. En Adra, el historiador José Albarracín establece que a finales del siglo XIX había una hermandad en la población que se dedicaba a pedir dinero, puerta a puerta, para las ánimas benditas. Iban totalmente vestidos de negro y algunos vecinos les tenían miedo, sobre todo porque si alguien rehusaba dar la limosna requerida, eran agraviados con amenazas e invocaciones al más allá. En la actualidad existen tres ermitas: la de La Alquería, edificada por los dueños de la fábrica de azúcar que había allí, de finales del s. XIX; la que regenta Manuel Fernández, un conocido vecino, y la de la Rambla de las Cruces, cuya historia también tiene que ver con lo extraño.

Las ánimas
Una abderitana, Ana Espinosa, encuentra las ruinas de lo que parece ser una ermita mientras caminaba sollozando durante la Guerra Civil española. Ante el hallazgo imploró al cielo y pidió que si su hermano y su padre volvían de la contienda sanos y salvos, levantaría allí una ermita. Así empezó todo.

Las peticiones que se realizan pueden ser de cualquier tipo. Las más curiosas tienen que ver con el despertar de las personas, pues dicen que en Adra no hace falta reloj. Basta con rezar a las ánimas antes de acostarse, y ellas te despertarán a la hora deseada. Así nunca olvidarás una cita importante. Manuel Fernández, ‘el de las ánimas’, siente un profundo fervor hacia el fenómeno. “De pequeño recuerdo cómo mi madre, que era sorda, escuchaba el sonido de los golpes en la puerta de nuestra casa, como si alguien la llamase. Cuando abría, no había nadie, pero se encontraba las mariposas apagadas. Era un aviso de que tenía que encenderlas. Las ánimas no pueden quedarse sin luz”.

En otra ocasión, un vecino de la familia de Manuel vio en su casa a una mujer, vestida de negro, sentada en una butaca; mujer que se desvaneció en la nada cuando este vecino intentó mediar palabra con ella. Y es que si la persona no cumple su cometido, las ánimas benditas pueden emprender represalias. La más conocida, a la vez que temida, es la del llamado “Santo Entierro”. Esta comitiva de mujeres está comandada por una anciana. Van vestidas de negro y llevan largos velones. Si te las encuentras, no las puedes mirar a la cara. Debes arrodillarte y rezar.

Testimonios
En una ocasión, un joven del pueblo injurió sobre la ermita y las propias ánimas. Desde ese día, en su casa notaba bajadas de temperatura, “como un frío extraño que iba y venía”. Los fenómenos se agravaron hasta el punto de que las ventanas se abrían y cerraban solas, con excesiva virulencia. A instancia de un amigo, el joven fue a pedir perdón a la ermita, y los sucesos extraños cesaron.

Como vemos, muchas de estas historias rozan lo imposible. Usted no tiene por qué creerlas, es posible que algunas no sean ciertas, pero no podemos obviar que forman parte de la vida y la sociedad de Adra. Debemos rendirnos ante un fenómeno que no entiende de países ni religiones. Es frecuente ver a musulmanes llevando ofrendas, y también a ortodoxos. Si siente curiosidad, acérquese a la Rambla de las Cruces y descubra lo mágico de un lugar que traspasa fronteras.

 

Si tenéis más curiosidad sobre el tema, hicimos un reportaje para Cuarto Milenio que podéis ver en este enlace:

https://www.mitele.es/programas-tv/cuarto-milenio/57b0cbadc915dac0728b46b6/player

Read more

Misterios de Almería

Misterios de Almería – El vampiro de la cueva de Carrión

Si reflexionamos sobre los crímenes más sonados que han ocurrido en la historia de Almería, podemos comprobar el alto índice de asesinatos cuyas connotaciones sobrepasan los límites de la violencia: El crimen de Níjar, que inspiró a Federico García Lorca para escribir su obra Bodas de Sangre; los asesinatos de una serie de prostitutas entre finales de los 80 y mediados de los 90, encontrándose los cuerpos mutilados, con signos de punzamiento e incluso descuartizados; las muertes que dejó a su paso el asesino en serie ‘Cintabelde’ en el siglo XIX; y, por supuesto, el mejor ejemplo de estos desmesurados ensañamientos lo tenemos el 28 de junio de 1910, cuando se llevan a cabo los hechos que dan lugar a la leyenda del ‘hombre del saco’, que está basada en un suceso real ocurrido entre las poblaciones almerienses de Gádor y Rioja. Ese último crimen tuvo que ver con la incultura de la época y la ignorancia de unas mentes que, por creencias o por interés económico, pensaron que un enfermo de tuberculosis se curaría de su afección si se ponía sobre el pecho las mantecas de un niño pequeño, y llevaban a cabo un siniestro ritual en el que, entre otras cosas, bebían sangre mezclada con azúcar. Espantoso, pero real.

 

Tan real como el crimen que me encontré de casualidad, en forma de noticias y reseñas en antiguos periódicos, mientras buscaba información de otra índole. No podía creer lo que estaba leyendo. En Almería existió un caso similar al de Francisco Leona, Francisco Ortega y Julio Hernández, los criminales que acabaron con la vida del pequeño Bernardo para usar su grasa como cataplasma. De primeras, cuando mi vista recorrió rápidamente los detalles, pensé que era un recuerdo del caso de Gádor. Los hechos eran muy similares, hasta que vi la fecha: 1932. Concretamente, la primavera de ese año.

 

Me llamó la atención que el nombre del asesino no apareciese en ninguno de los recortes que habían caído en mis manos. Tampoco el día exacto en el que se llevó a cabo el atroz suceso. ¿Se debía al medio de la gente? ¿A la falta de información provocada por la situación rural del lugar donde se produjeron los hechos? El caso es que un señor de María, que vivía con su mujer y con su hija en Vélez Rubio, cayó enfermo de tuberculosis. Los médicos le habían dicho que no podían hacer nada por él, sintiendo la presencia de la muerte cada vez más cerca. Como tenía un pequeño dinero ahorrado, acudió a un curandero de su pueblo para intentar buscar una solución. El ‘brujo’, como así era conocido, le sugirió que la única forma de salvar su vida era bebiendo la sangre de un niño pequeño. Sin pensárselo dos veces, se pusieron manos a la obra. En Vélez Blanco residía Antonio López Sánchez, conocido como ‘El Olimpo’, un hombre con serios problemas económicos, así que el enfermo intentó hacer un trato con él: le cambiaba un burro y algo de dinero por su hijo de cinco años. A pesar de su crítica situación, Antonio no se lo pensó ni un momento. Su respuesta fue negativa. Esto provocó el enfado del tratante, que decidió esperar a la noche para llevar a cabo su plan. Tras pensar que Antonio y su familia ya se habían dormido, accedió a la casa para raptar a su hijo. Cuando estaba a punto de entrar en la habitación del pequeño, vio que alguien se acercaba por detrás. No quiso darse la vuelta y saltó por una de las ventanas.

 

Al llegar a casa se puso a llorar. Nadie quería venderle un niño, pero él quería vivir. Apreciaba estar en este mundo mucho más que a su propia familia. Y entonces se le ocurrió algo aún más ruin: Usar a su propia hija, a su pequeña de dos años de edad. A pesar de la oposición de su esposa, no había quien parase al enfermo. Cogió a su hija y la llevó hasta la cueva de Carrión, situada en el término municipal de María. Allí le cortó la cabeza con un hacha y bebió su sangre.

 

Al día siguiente, el hombre seguía igual de enfermo o más, con lo que los nervios se apoderaron de él. Además, los vecinos le preguntaban por la niña, y la excusa de haberla dejado con los abuelos una temporada no duraría mucho. Por eso, pensó en denunciar su desaparición ante el alcalde de Vélez Blanco, Joaquín Bañón Herraiz, quien a su vez le derivó al sargento de la Guardia Civil, Gabriel Callejón Acién, que consiguió, días después, encontrar el cadáver de la niña en la cueva. Lamentablemente, no he podido encontrar más información. ¿Confesaría el padre? Se supone que sí, de lo contrario la historia no nos hubiera llegado.

Read more

Misterios de Almería

La curiosa historia de Bernardo, el “animero” de Laujar – Leyendas de Almería

La figura del animero, caracterizada normalmente por un varón de baja clase social, fue especialmente popular en algunos pueblos almerienses durante el siglo XVIII. Estos personajes estaban en contacto con las ánimas de aquellos que no descansaban en paz por tener un cometido pendiente en el mundo terrenal, cual moderno Caronte, e incluso había quien tenía un trato directo con la muerte, que le avisaba días antes sobre la persona o personas que iban a morir en la población, causando el pánico, como es lógico, de cualquier vecino al que se acercara.

Bernardo
Este caso, exhumado por el antropólogo Juan Blázquez Miguel, merece la pena ser recogido en cualquier estudio de este tipo, sobre todo por su condicionante supersticioso y lucrativo ante la normal ingenuidad de esa época. La historia no tiene desperdicio alguno.

En 1739, uno de los “señoricos” de Laujar, Cristóbal Ramírez, contrata a un labrador llamado Bernardo Bentaja, procedente de Benejí. Parecía un hombre formal y trabajador, que poco a poco se fue ganando el cariño de los vecinos y de la familia de su propio jefe.

Al poco tiempo, empiezan a correr rumores sobre los místicos poderes de Bernardo, cuyas capacidades le llevan a predecir quiénes iban a morir en el pueblo, o contactar con quienes estaban el Cielo o en el Infierno. Este personaje, en presencia de otros, entraba en un llamativo éxtasis que le provocaba cambios en el color de la piel, le agarrotaba las manos y le transformaba el color de los ojos. Sus paisanos, atemorizados por sus particulares facultades, le permitieron privilegios como el no trabajar o poder participar en jornadas de cacería.

Rumores
Bernardo aprovechó la popularidad que sus prodigios le habían concedido, para hacer sus pinitos en las artes amatorias con las mujeres del pueblo. Les prometía casamiento para llevárselas al río, desentendiéndose después de ellas tras haber consumado.

A pesar de la mala fama que consiguió por los rumores de sus escarceos amorosos, consiguió que su amo se empeñase en casarlo con una de sus hermanas, Gabriela Ramírez, veintiocho años mayor que él. Pero antes debía “curarse” de su don, siendo encarcelado para ello por los frailes del convento de Laujar durante una buena época en la que fue objeto de diversos exorcismos y palizas varias. Este calvario dura hasta que una voz de ultratumba le dice que la mujer del “señorico” está endemoniada, y que el único remedio es que Bernardo se acueste con ella. Tal fue el convencimiento en la realidad de esta afirmación, que sus propios familiares le prepararon un lecho más parecido al de la realeza, acompañándolo entre cantos y letanías para que pudiese desembrujar a doña Antonia con total impunidad. Este episodio, unido a diversos encuentros con mujeres del entorno, hace que el clero denuncie a Bernardo ante la Inquisición, acabándose aquí, que sepamos, las fechorías de este peculiar personaje que afirmaba estar en contacto con los muertos.

¿Acaso creían ustedes que siglos atrás no había estafadores ni gente que se aprovechaba de las creencias o de la incultura de los demás?

Read more

Misterios de Almería

Misterios y leyendas de Laujar

Si hablamos de lugares donde están presentes las historias que tienen que ver con lo extraño, lo legendario y lo enigmático, seguramente Laujar merece una mención especial, ya que estaría en la parte alta de cualquier ranking de esa índole.

Historias de aparecidos, leyendas urbanas, un particular bestiario o inquietantes luminarias que sobrevuelan sus campos son las joyas de la corona de estos relatos que mezclan fantasía con realidad, y sugestión con vivencias reales. Pero hoy sólo nos vamos a detener en algunas de ellas, las que están más presentes en el imaginario popular de sus gentes.

Enterramientos
Inevitablemente debemos detenernos en todo lo relacionado con la muerte y su culto, y el cementerio es parada obligatoria en ese macabro viaje. No solo por la estética de algunas de sus tumbas, sino por las leyendas que fluyen de ellas. La situación geográfica de este camposanto hace aún más interesante la visita si nos atrevemos a caminar por él después de que el sol se haya escondido. Sobre todo, si conoces los rumores que tienen que ver con rituales de brujería llevados a cabo a principios del siglo XX. Al menos eso fue lo que describieron algunas mujeres que, en medio de sus rezos y oraciones, se encontraron con diversas personas vestidas con túnicas negras y prominentes capuchas, que estaban sentadas en el suelo del cementerio, cogidas de la mano, mientras cantaban en un idioma ininteligible.
Esa misma estampa la presenció un molinero del pueblo, junto al Nacimiento. El valeroso vecino se acercó a aquella reunión de brujas para ver si conocía a quienes la estaban llevando a cabo. Sus hijas cuentan que recibió tales amenazas que jamás quiso revelar la identidad de aquellos siniestros personajes.

Cortijo
Los comentarios se acrecentaban en el pueblo, por lo que muchos tenían miedo de salir a pasear por la noche. No querían encontrarse con una de esas reuniones satánicas. En una ocasión, el dueño de un cortijo denunció el robo de un choto, y algunos testigos comentaron que en una casona que hay en la carretera de Paterna, en Molero, vieron a varias personas en el tejado danzando y cantando, semidesnudos, haciendo un extraño ritual con el animal. Había hombres y mujeres, y cuentan las malas lenguas que muchos de ellos pertenecían a la alta sociedad de la época. Personas adineradas y de la política que aprovechaban la impunidad de la noche y el miedo de los vecinos para llevar a cabo sus macabros impulsos.

Gigantes
Sin alejarnos mucho de allí, quiero señalarles un lugar relacionado con los enterramientos: el conjunto de tumbas que hay en la cuesta del Calache, debajo de la Villa Turística. Están cortadas por el talud de la carretera y no se escapan a leyendas de tesoros y apariciones. Seguramente se trate del cementerio musulmán de la Alquería de Hormica. Tampoco quedan si su ración legendaria la llamada ‘tumba del gigante’, en este caso cerca de la sierra de Gádor, en la zona de Caparidán (al lado de la balsa, junto al camino). Rodeada de restos romanos, es una espectacular estructura formada por piedras de varias toneladas. La leyenda nos transmite que allí vivían dos gigantes, en tiempos inmemoriales, que luchaban tirándose esos grandes bloques de piedra. Actualmente, cuando nieva, los ancianos comentan a sus nietos que son los gigantes de antaño quienes se pelean tirándose bolas de hielo.

Luces
Es frecuente que los lugares en los que se encuentran restos arqueológicos se asocien también a la presencia de luces que sobrevuelan esos campos en plena noche. En esa zona de Laujar, algunos vecinos aseguran haberlas visto, principalmente el Día de Todos los Santos.

Read more