Disney Mojácar Tag Archive

Sin categoría

Walt Disney, Conexión Mojácar

Hagan la prueba. Visiten Mojácar y pregunten a sus habitantes por Walt Disney. Casi todos responderán sin dudar que nació allí. ¿Mito? ¿Leyenda urbana? Decidan ustedes.

Una mañana cualquiera de 1940, dos lujosos automóviles se presentaron en Mojácar. De ellos se bajaron tres hombres trajeados totalmente vestidos de negro, que se identificaron como “agentes del FBI” enviados por los Estudios Disney, y preguntaron por un tal José Guirao Zamora. Ante el desconcierto general entre los mojaqueros, los americanos decidieron buscar en el archivo de la Iglesia y entre los papeles del Ayuntamiento esperando encontrar la partida de nacimiento de un señor al que nadie en el pueblo conocía. ¿Lo conseguirían?

El párroco de la época, Federico Acosta, fue testigo de la visita de estos tres americanos a su parroquia, buscando una partida de nacimiento. “Mi tío nos contaba siempre esa historia, la de los hombres americanos que habían venido hasta la iglesia de Mojácar para hablar con él y buscar los certificados de nacimiento de José Guirao, pero no para llevárselos, sino para destruirlos”, confesaba en más de una ocasión José Acosta, uno de los sobrinos del ya mencionado párroco del pueblo. Pero… ¿Quién es José Guirao Zamora?

Año 1900, Mojácar. Ginés Carrillo, prestigioso médico local, acoge en su casa a una chica, Isabel Zamora, para que realice las tareas domésticas. Al poco, la joven quedó embarazada, y como no se le conocía pareja, los rumores de que el hijo que esperaba era fruto de una relación con el doctor Carrillo se dispararon. La primera pieza encajaba, José Guirao Zamora era el hijo de Isabel Zamora, pero ¿qué interés tenía el mismísimo FBI en encontrarlo? Debido a las dificultades económicas y a su situación personal, Isabel decidió que lo mejor era emigrar a Estados Unidos, país en el que tenía un hermano viviendo y trabajando, concretamente en Chicago.

La joven encontraría a su hermano y éste la alojó en su casa de la State Street, pero Juan Zamora no disponía de recursos por lo que deciden dar en adopción al niño a una buena y acomodada familia residente en Tripp Avenue… Yo he podido comprobar que ambas familias residían a pocas manzanas una de la otra. ¿Coincidencia? En este momento se pierde el rastro de Isabel Zamora, recuperándose en 1912, año en el que contrae matrimonio en Valencia con un tal Samuel Mompó. Pero este matrimonio no tenía hijos. ¿Dónde había quedado José Guirao Zamora? La publicación de una biografía de Disney que establece el 5 de diciembre de 1901 como su fecha de nacimiento es el origen del misterio. Existe una partida de bautismo del 8 de junio de 1902 en la Iglesia de San Pablo (Chicago). Pero ni rastro de la de nacimiento.

Más datos que avivan la leyenda: La supuesta revelación que Disney le haría a su amigo Salvador Dalí, y que tendría que ver con el deseo de comprar un terreno en Cabo de Gata donde construir Eurodisney, pues él había nacido en Almería. De esto no hay ninguna prueba. Más cierto es que uno de los alcaldes de Mojácar, Jacinto Alarcón, dio alas a esta leyenda en su afán por levantar la localidad y que incluso llegó a ir a la televisión a contar la historia de ese posible nacimiento de Walt Disney en Mojácar.

En los últimos meses, diversas novedades en las vías de investigación abiertas intentan confirmar la historia de la conexión Disney-Mojácar: Dos ancianas que actualmente residen en un geriátrico de Granollers aseguran ser hijas de Walt Disney, fruto de la relación de Isabel Zamora con un comerciante de verduras de Cuevas del Almanzora, y no tienen reparos en hacerse una prueba de ADN que esclarezca el asunto (lamentablemente los 15 nietos de Disney que siguen con vida no quieren saber nada). Al parecer, sería el doctor Ginés Carrillo quien cargaría con las miradas del embarazo de Isabel Zamora para proteger a este hombre, su mejor amigo, ya que estaba casado y tenía doce hijos.

Ginés Carrillo arreglaría el entuerto buscando un apellido para el pequeño y proporcionando a Isabel una importante suma de dinero para que se alejase del pueblo. Por otro lado, la reciente digitalización de los archivos de inmigración americanos demuestra que Isabel Zamora nunca puso un pie en Estados Unidos, con lo que se abre una nueva línea avivada por una de las nietas de Jacinto Alarcón: “Isabel no viajó a Chicago, fueron los Disney quienes se desplazaron hasta Mojácar para comprar al niño”. Sea como fuere, no me negarán que si se confirman las raíces almerienses de Walt Disney, Almería tendrá aún más color gracias a todos los personajes ficción que acogeremos como paisanos.

Apenas les he dejado datos, pero es que quiero que lean la historia completa en mi libro “Misterios de Almería”.

Read more