Hace unos cuantos años, concretamente en noviembre de 2011, publiqué la historia del “engañamuertes” de Roquetas de Mar. Era una de las que conformaban mi tercer libro, “La Almería extraña”. Ayer, La Voz de Almería, tuvo a bien recordar esta historia a través de uno de sus cronistas. Aprovecho para recordarla brevemente adviritiendo a los que leyerais ayer el periódico almeriense, que puede haber algún parecido razonable incluso en la estructuración del relato:

Nacido en Roquetas de Mar en octubre de 1867, Luis Francisco Jiménez Montoya será recordado por muchas generaciones gracias a su singular vida. Cuando nuestro personaje tenía diecinueve años, salió a comer ciruelas con sus amigos en un huerto. Tal fue el atracón que se dio, que falleció de pronto. El médico de la zona certificó el hecho y se procedió a su entierro. Era habitual que el cura fuese a la casa del difunto para acompañar el féretro hasta la iglesia y el cementerio. Cuentan que cuando la comitiva se aproximaba a la Santa Cruz, el joven despertó y empezó a golpear la tapa del ataúd, levantándose ante la mirada horrorizada de sus seres queridos. El prodigio recorrió España de boca en boca. Pero no fue la única vez que Luis Francisco consiguió engañar a la muerte. Unos años después, mientras dormía la siesta en un alma- cén de su propiedad, un tabique se derrumbó, cayéndole encima una de las paredes, pero por puro milagro volvió a salir ileso. Curiosamente, su auténtico fallecimiento (el diecinueve de febrero de 1940) coincidió con la primera misa dada en Roquetas de Mar a la virgen del Rosario tras su desaparición en la Guerra Civil.

Sus hijos y nietos son conocidos en la zona con el apodo de “engañamuertes”, mote que no llevarían si en aquellos años nuestros paisanos hubieran conocido la catalepsia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *