El pasado lunes tuve el enorme privilegio de participar como ponente en uno de los cursos de verano que organiza la Universidad de Almería, concretamente el titulado como “Historias que crean turismo”. Fue una experiencia maravillosa y agradezco mucho a sus organizadores, Miguel Pérez Valls y José Luis Real, que hayan pensado en mí como parte de ello. Además de una ponencia de dos horas, con preguntas y debate incluido, tuve la oportunidad de hacer a los alumnos una de mis rutas por la “Almería misteriosa”.

Me gustaría incidir en la importancia de que una Universidad, en este caso la de Almería, esté abierta a dar cabida, dentro de la rigurosidad, a temas tan criticados como los fenómenos extraños o el misterio. Espero que sea un primer paso para que se normalicen iniciativas como esta. Chapeau para la UAL, sin duda. La charla fue muy interesante, ya que tocamos temas como el del monstruo del Lago Ness, el Nido del Águila de Adolf Hitler, la ciudad de Roswell en Nuevo México, Bélmez de la Moraleda y sus caras, las luminarias que se ven en algunos pueblos de Almería, la cueva de la virgen en Terque, algunos cementerios escoceses y españoles (como el de Vitoria), el bosque de Howth a las afueras de Dublín o Amytiville, entre otros. Insisto, un enorme placer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *