Aseguran los expertos que para que una casa se considere como encantada, deben predominar uno o varios de estos factores: Por un lado su ubicación, analizando el origen del lugar y su situación geográfica. ¿Sobre qué está construida? ¿Qué hay debajo? ¿Es un lugar telúrico o de poder? ¿Hay mineralización el suelo o aguas subterráneas?; por otro, la teoría de la impregnación: ¿qué personas habitaron allí? ¿ocurrió algún suceso trágico? ¿Tiene historias luctuosas que hayan podido marcar al lugar?; y para finalizar, la situación psicológica (o parapsicológica) de la persona que allí ha vivido fenómenos extraños. Condicionantes externos, situación personal, estado anímico o facultades inusuales.

Yo no sabría decirles cuáles de ellos están presentes en una casa de la avenida Aguilar Martell (antigua calle de Pescadores,). Ni siquiera puedo afirmar fehacientemente que alguna de ellas se cumpla, pero sí que la siguiente historia está en boga por el barrio. Antecedentes no he encontrado. Tan solo que la epidemia de cólera acaecida en septiembre de 1885 fue especialmente dura en las casas cercanas al puerto. Según las crónicas de la época, la enfermedad arrasó con casi todos los miembros de varias familias, quedándose los demás en las propias viviendas que nunca fueron desinfectadas ni higienizadas. Una de ellas es la que nos atañe. La situación no mejoró durante las primeras décadas del siglo XX puesto que esa avenida era tachada por la prensa como «la calle más miserable y sucia de Almería»[1].

En los años 20 vivió allí un conocido enfermero del Hospital Provincial, Juan Fernández Requena, y con él se acentuó la leyenda negra. Según refleja el historiador Eduardo del Pino, un día apareció un gato negro dentro de la casa. Los inquilinos lo echaban a la calle pero por la noche lo volvían a encontrar en el interior. También se produjeron movimientos de objetos, achacados en principio a las travesuras del animal como cuando unas sábanas tendidas aparecieron en otra habitación con huellas de las patas del gato. El enfermero y su esposa no tuvieron más remedio que abandonar el lugar en busca de una vida menos tormentosa, y la vivienda que hoy se encuentra cerca del Parque quedó abandonada durante varios años. Los niños no se atrevían a entrar en ella, limitándose a recordar las historias de miedo que se contaban mientras la observaban desde la acera de enfrente. Los más valientes osaron tirar piedras a través de las ventanas, y dicen que estas eran devueltas inmediatamente con una fuerza descomunal.

Hoy no existe el lugar. Fue derribado para levantar lo que actualmente es el colegio Inés Relaño, del que también corren rumores (negados por quienes dan clase a diario allí) de puertas y ventanas que se abren solas o clases que aparecen desordenadas completamente cuando el día anterior quedaron totalmente preparadas para la jornada escolar. Seguramente sean los ecos de la leyenda que aún colea entre los vecinos, pero los más mayores no olvidan las sensaciones tan extrañas que les provocaba aquella antigua mansión de dos plantas que tanto misterio parecía esconder tras su fachada.

[1] “Diario de Almería” (20 de noviembre de 1927, página 1).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *