Una ciudad sin libros es una ciudad sin vida. Eso mismo debieron pensar en Murcia los miembros de la Asociación Cultural Palín, y no han parado hasta que esa bella tierra recuperase, tras diez años, su feria del libro. Y el resultado no ha podido ser mejor: Una treintena de stands (más que en otras ciudades que vienen desarrollando ferias similares desde hace tiempo), una más que destacable venta de libros (más de 6000 ejemplares), y miles de personas abarrotando el paseo Alfonso X. Enhorabuena. Otros lugares deberían tomar ejemplo.

En el marco de esa Feria, que tuvo lugar los días 21, 22 y 23 de septiembre, tuve la suerte de participar en un interesante debate sobre la autoedición donde intervinieron varios escritores autoeditados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *