La joven regresaba a casa con paso ligero. La noche estaba a punto de caer y la penumbra comenzaba a invadir algunas calles. Ella no quería que se hiciera más tarde ya que los rumores se estaban acentuando en los últimos días. Últimamente varias vecinas se habían encontrado con ese ser al que los niños bautizaron como “el fantasma encapuchado”. Cuando la muchacha se disponía a cruzar la última esquina antes de llegar a la calle Restoy, alzó la mirada y observó algo extraño a lo lejos. No podía distinguir muy bien lo que era, pero parecía una figura alta, ensotanada, que la miraba firmemente desde la otra punta de la calle. Una extraña sensación invadió el cuerpo de la joven, que no pudo hacer otra cosa que poner la vista en sus pasos y acelerar el ritmo. Aunque no podía ver con claridad de quién se trataba, ella sabía que no era alguien del barrio. ¿Qué vecino vestía con esos largos ropajes, además de taparse la cabeza con una capucha? Ninguno. A medida que avanzaba por aquella interminable calle, nuestra protagonista dudaba incluso de si esa extraña figura pudiera ser humana. Hasta el momento en el que la tuvo de frente, no había hecho mucho caso a las habladurías de sus sobrinos cuando, atemorizados, le contaron que habían visto a un hombre muy raro, parecido a un fantasma, que llevaba un saco al hombro y se vestía con una túnica negra. Pero ya era tarde. Lo tenía a unos cinco metros y ahora sí que lo distinguía claramente. Cuando intentó mirar su rostro, un extraño frío recorrió su cuerpo. No tenía cara. Bajo la capucha no se veía absolutamente nada. Además, parecía que flotara en el aire. Tampoco se le distinguían los pies a pesar de que ella lo había visto caminar tras de sí. La reacción de la chica fue la que habríamos tenido la mayoría de nosotros: gritó despavoridamente. Quizá esto fue lo que alertó al supuesto fantasma, que en décimas de segundo había desaparecido.

 

Este podría ser uno de los episodios que se vivieron a finales del s. XIX en una conocida calle de Almería, la calle Restoy. Al parecer, durante unos años el vecindario estuvo aterrorizado por la presencia del ser anteriormente descrito, que se mostraba sobre todo ante mujeres y niños. El lugar era propenso para este tipo de historias ya que alrededor de la calle había senderos y secanos prácticamente desiertos hasta llegar al cerro de las Cruces, por un lado, y a la zona de la Fuentecica, poco transitada, por otro.

 

La primera noticia de esta aparición me llega de la mano del reconocido historiador Eduardo del Pino, quien la publica en su libro Los años vividos. Según cuenta, era tal la obsesión y el miedo de quienes vivían entre la plaza del Quemadero y los alrededores de la Plaza de Toros, que incluso el concejal encargado del distrito hizo una propuesta a la corporación para que se reforzara la presencia de serenos por el lugar, especialmente en las noches más oscuras que era cuando más se había visto al famoso fantasma quien, además, había perpetrado algún que otro robo farol en mano y saco al hombro.

 

Los niños ya no querían salir a jugar por las noches, y las mozas evitaban caminar solas cuando la tarde empezaba a caer. Toda esta incertidumbre duró hasta que tuvo lugar la noticia que el diario La Crónica Meridional recoge en su edición del 28 de enero del año 1900: Un hombre había hecho frente al fantasma y había conseguido ahuyentarlo.

La noche del 26 de enero era más cerrada de la cuenta, por lo que todo indicaba que el misterioso encapuchado haría acto de presencia. Un vecino, harto de los constantes robos que se habían producido y que se achacaban al fantasma, decidió esperarle oculto en el huerto de Jaruga (el lugar donde más veces se le había visto), armado con un revólver de seis balas.

El momento llegó cuando varios niños se encontraron con la inquietante figura ensotanada y comenzaron a gritar. En estas apareció el valiente vecino que, pistola en mano, amenazó al fantasma. «Como vuelvas a molestar por aquí, te vacío el cargador en la cabeza». Y no tuvo que decírselo dos veces. Jamás se volvió a ver a un fantasma que tenía más de vulgar ladrón que de ser del más allá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *