EN LA PIEL DEL ÁRBITRO

Soy un gran aficionado al balompié, lo admito. Hay quien dice que no me pega, pero me parece un deporte pasional, y sabéis que soy puro sentimiento. Además, siento amor por los colores del Valencia C.F., algo que no es un secreto pues siempre lo he dicho. Eso no quita que sea abonado del Poli Ejido y que lo haya sido de la U.D. Almería.

Tras esta puesta en escena, diré que, además, soy forofo. Seguramente no siempre objetivo, pero lo admito. Y por eso siempre he tenido la figura arbitral en el punto de mira. Me provoca risa (por no decir otra cosa) cualquier queja del Real Madrid o el F. C. Barcelona al estamento arbitral, ya que considero que es una falta de respeto al resto de equipos. Muchas veces tenemos la sensación de que el árbitro, ante la presión, se equivoca siempre del lado del más débil.

Pero al igual que expongo todo esto, quiero decir que mi percepción ha cambiado tras conocer a David Fernández Borbalán, árbitro almeriense, internacional, y uno de los colegiados más laureados que ha dado el fútbol español. David me parece una persona muy honesta, ejemplar, correcta y muy trabajadora. Su amabilidad a la hora de conseguir cualquier cosa que esté en su mano, como por ejemplo asistir a los Premios Círculo Rojo para entregar uno de los galardones, algo que hizo sin conocerme de nada.

He tenido la oportunidad, como editor en Círculo Rojo, de vivir de cerca la publicación de su biografía, “Papá, quiero ser árbitro”, escrita por el periodista Salvador R. Moya. Más de un año de trabajo codo con codo con los dos protagonistas y con Manolo García, Luis Columna y Juan José Melero. Personas de categoría con las que he aprendido mucho, no solo del fútbol y de cómo sacar adelante un proyecto, sino de la vida. Les agradezco mucho la confianza que han depositado en mí.

La humildad de David se puso de manifiesto cuando recibió los libros. Lo llamé para ver qué sensaciones tenía y su respuesta me cautivó: «Están genial, pero me veo raro». ¡David no quería ningún protagonismo y no se habituaba a ver su imagen en la portada de un libro!

La puesta de largo del proyecto llegó el 15 de mayo en el Teatro Apolo. Más de 300 persona abarrotaron el lugar para acompañar a David y a Salva. Nombres como Victoriano Sánchez Arminio, Antonio Jesús López Nieto, Rafael Godoy, Rafael Hernando, Ramón Fernández Pacheco, Javier Aureliano García, Ángeles Martínez, Antonio Bonilla, Antonio Jesús Rodríguez, Sonia Ferrer, Miguel Ángel Corona, Rubén Alcaráz, Joaquín Fernández, Melero López, Sánchez Martínez, Víctor H. Bru, Paquillo Fernández, José Ortiz Bernal, Jordi Folqué o Sandra Gálvez no dudaron en mostrar su apoyo a la Fundación Aladina, organización a la que van destinados todos y cada uno de los beneficios que este libro genere, mostrando este gesto, de nuevo, la generosidad de David Fernández Borbalán. También, en forma de escritos, han apoyado esta publicación Andrés Iniesta, Jorge Valdano o Raúl González.

Los 1000 primeros ejemplares ya se han agotado, en menos de 3 días. Por proyectos como este merece la pena embarcarse en una editorial para publicar libros. Enhorabuena a todos los protagonistas. Si quieres colaborar, puedes comprarlo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *